Carrito de compras

Blog Niudàlia

Descubre la diversidad floral en los campos

Cataluña es una comunidad autónoma que cuenta con una gran diversidad de paisajes, culturas y tradiciones. Entre sus muchos atractivos, destaca la belleza de sus campos de flores, que se extienden por todo el territorio, desde las montañas del Pirineo hasta la costa mediterránea, pasando por las llanuras del interior y las comarcas vinícolas, y que cada primavera se llenan de color y fragancias. 

Para la comunidad de Cataluña, un campo con flores representa un valor turístico y cultural, que atrae a miles de visitantes cada año. Algunos de ellos se han convertido en escenarios de festivales, rutas, visitas guiadas y actividades lúdicas y educativas, que permiten conocer de cerca el valor ecológico, económico y social de estas plantas. Además, muchos de estos campos están vinculados a la producción de aceite, miel, fruta, vino y otros productos locales, que se pueden degustar y comprar en las tiendas y mercados de la zona.

Cada zona tiene sus propias especies y variedades de flores, que se adaptan al clima, el suelo y la historia de cada lugar. Así, podemos encontrar desde los almendros, los melocotoneros y los cerezos, que son los primeros en florecer, hasta los tulipanes, las colzas, las lavandas y los girasoles, que prolongan la floración hasta el verano.

Para que puedas escoger el mejor lugar, te proponemos un recorrido por algunos de los campos de flores más espectaculares que puedes ver en Cataluña, así como los lugares más visitados, los requisitos para viajar y los servicios turísticos que ofrecen. ¡Prepárate para vivir una experiencia inolvidable!

La gran variedad en un solo lugar

Imagina un lugar donde el aroma de las flores danza en el aire como si fueran hadas juguetonas. En la granja Niudalia Viver de Flors, cerca de Capolat, un campo con flores se extiende como un manto multicolor e invita a perderse en su belleza.

Cada mañana, el sol se levanta sobre los campos y acaricia con sus rayos dorados a las delicadas flores que despiertan lentamente, como si fueran seres mágicos que cobran vida con la luz del día. Las abejas zumban alegremente de flor en flor, llevando consigo el dulce néctar que dará vida a deliciosas mieles.

campo on flores de girasol

En medio de este espectáculo de color y fragancia, los agricultores de la granja Niudalia trabajan con esmero y dedicación, cuidando de cada planta como el tesoro invaluable que es.

Y es que en Niudalia, la magia de los campos de flores se despliega en cada pétalo, en cada hoja, en cada raíz que se hunde en la tierra fértil. Es un lugar donde la naturaleza y la humanidad se fusionan en una simbiosis perfecta, creando un escenario de belleza y armonía que embriaga los sentidos.

Así que si alguna vez tienes la oportunidad de pasear por los campos de flores de Niudalia, no muy lejos de Berga, déjate llevar por la magia que allí se respira. Cierra los ojos, inhala profundamente el aroma embriagador de las flores y deja que tu espíritu se eleve en un vuelo de pura maravilla y éxtasis. Además puedes disfrutar de otras actividades en este lugar, ya sea pasar un día de picnic o, si lo deseas, celebrar una boda al aire libre o un cumpleaños.

Los almendros que contrastan

Los almendros son unos de los árboles frutales más extendidos y apreciados en Cataluña, tanto por su fruto como por su flor. Los almendros suelen florecer entre febrero y marzo, cuando el invierno empieza a dar paso a la primavera, y sus flores blancas y rosadas crean un contraste precioso con el verde de los campos y el azul del cielo.

Los dulces melocotoneros 

Otro de los espectáculos florales más impresionantes que se pueden ver en Cataluña es el de los melocotoneros en Aitona, una población situada en la comarca del Segrià, también en la provincia de Lleida. Los melocotoneros florecen después de los almendros, normalmente en marzo, y sus flores tienen un color rosado intenso, que crea un efecto visual de un mar rosa.

Los melocotoneros son el cultivo más importante de Aitona, que cuenta con más de 3.000 hectáreas dedicadas a esta fruta, que tiene una gran calidad y sabor. Los melocotoneros se introdujeron en la zona en la década de 1960, sustituyendo a los olivos, y desde entonces han sido el motor económico y social del municipio.

La floración de los melocotoneros en Aitona se ha convertido en un fenómeno turístico, que cada año atrae a más de 30.000 visitantes. El ayuntamiento de Aitona, junto con otras entidades y colaboradores, organiza cada primavera el evento Aitona en Flor, que ofrece diversas actividades para disfrutar de esta maravilla natural. 

Los delicados cerezos 

Los cerezos son otros de los árboles frutales que adornan los campos de Cataluña con sus delicadas flores blancas o rosadas. Los cerezos suelen florecer entre abril y mayo, un poco más tarde que los almendros y los melocotoneros, y sus frutos se recogen en junio y julio. Los cerezos se cultivan sobre todo en las zonas de montaña, donde el clima es más fresco y húmedo.

Un campo con flores de lavanda que embriagan

Una de las flores más emblemáticas que se pueden encontrar en los campos de Cataluña es la lavanda. Los campos de lavanda son una verdadera delicia para la vista y el olfato, con sus tonos azul-morados y su aroma envolvente. Estos campos son especialmente populares en la región de la comarca de Osona, donde se pueden encontrar interminables extensiones de lavanda que crean un paisaje de ensueño.

campo con flores de lavanda

Cataluña en flores

Los campos de flores en Cataluña son simplemente mágicos. La combinación de colores, aromas y paisajes hacen que estos lugares sean un verdadero espectáculo para los sentidos. 

Otra flor que no puede faltar en los campos de Cataluña es la amapola. Estas delicadas flores rojas crean contrastes impactantes con el verde de la vegetación circundante, y se pueden encontrar en diversos puntos de la región, especialmente en zonas como el Pirineo Catalán y la Costa Brava. La combinación de amapolas con el mar Mediterráneo de fondo es simplemente espectacular.

En los campos de Cataluña también se pueden encontrar una gran variedad de flores silvestres, como margaritas, girasoles, rosas silvestres, entre otras. La diversidad de flora en esta región hace que cada paseo por los campos sea una experiencia única y llena de sorpresas.

Además de la observación de las flores, en muchos campos de Cataluña se ofrecen actividades complementarias, como rutas de senderismo, paseos en bicicleta, y talleres de fotografía. Estas actividades permiten a los visitantes disfrutar al máximo de la belleza de la naturaleza y conocer de cerca la flora y fauna de la región.

Los campos de flores en Cataluña son un regalo para los sentidos, un lugar donde la magia de la naturaleza se hace presente en cada rincón. No pierdas la oportunidad de visitar estos lugares únicos y disfrutar de la diversidad de flores que la región tiene para ofrecer. ¡Te esperamos en Niudalia y te aseguramos que será una experiencia inolvidable!

Facebook
Twitter
LinkedIn
Abrir chat
1
🌷 Hola, ¿en qué te puedo ayudar?
Escanea el código
Bienvenid@ a Niudalia 👋
¿En qué puedo ayudarte?